Carta amorosa (odiosa), por Tom Simpson

Amada mía:

Ya no soporto tu compañía.  Conocí otra. No hay color. Cuando su olor iguala a las rosas, tu tufo incita a una huida borrascosa. ¡Cuan odioso imaginar tu olor a sobaquillo! ¡Acordarlo mata un poquillo!

Su ropa gana a la tuya, y gana mi no huida. Calza Zapatos fabricados por Armani, los tuyos no los usa ni Mussanbani.

Como su tacto gusta, tu cutis tan rudo como la lija disgusta.

Lo digo con amor, odio y maldad. ¡Oh, maldita bruja granuda, tu rostro no olvida tu horrorosa cara bigotuda!

Con pasión:

Tom Simpson

Publicada en Sin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *